Fiscalidad de la compra de materia prima fuera de España y de la venta a través de espacios multimarca internacionales

WALKRAFT reúne a profesionales de reconocido prestigio con objeto de compartir información relevante para el negocio de los emprendedores de moda. En esta tercera batería de preguntas le hemos preguntado a Pilar Salinas y Gonzalo Lorenzo, socios de Salinas & Partners por las implicaciones en materia fiscal de la compra de materia prima fuera de España, recomendaciones para una primera fase de internacionalización, incoterms y y expansión en espacios multimarca en el extranjero.

Pilar, Gonzalo, ¿qué aspectos son clave a la hora de que una marca de moda comience a comprar materia prima y/o fabricar fuera de España?

De un modo muy simplificado, debemos comenzar por saber que, España (salvo Ceuta y Melilla), junto con el resto de los países miembro de la Unión Europea, forman el conocido como territorio aduanero de la Unión. De este modo, todos aquellos bienes o productos procedentes de tercer país que se introducen en dicho territorio, así como todos aquellos que se envían fuera del mismo, desde un punto de vista aduanero, son considerados como Importaciones y/o Exportaciones.

Partiendo de esta base, lo primero que cualquier marca de moda debe hacer es analizar el cómo se importa, cuáles serán los requisitos formales que tendrá que cumplir y, fundamentalmente, el coste y los beneficios derivados de esta internacionalización.

Atendiendo al cómo importar, a grandes rasgos, la marca de moda debe estar registrada a los efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y debe haber obtenido su número de registro e identificación como operador económico (EORI). Este número EORI es un número de identificación a efectos aduaneros y es válido en todo el territorio aduanero de la Unión, pudiendo la marca de moda importar por cualquier aduana de este territorio usando dicho número.

Desde un punto de vista fiscal, esta entrada de mercancías en la Unión Europea dará lugar, normalmente, a la exigencia del IVA a la Importación y a determinados derechos arancelarios.

En cuanto a los requisitos formales derivados de una Importación, las marcas de moda deben saber que, obligatoriamente, cada documento de importación, conocido como DUA de importación, debe ir acompañado de una serie de documentos que soportan la información contenida en el mismo. De este modo, estaríamos hablando, volvemos a insistir, en unos términos muy generales, de la factura comercial, el packing list, el documento de transporte, certificados de origen para acreditar el origen de un producto y poder beneficiarse, en su caso, de reducciones e incluso exenciones de los derechos arancelarios, y otros documentos que determinarán del valor de la mercancía y de los posibles controles sanitarios a los que pueda estar sujeta.

Igualmente, las marcas de moda, dado que, principalmente, importan producto textil, deben saber que sus productos importados estarán sujetos, además de a derechos arancelarios y del IVA a la Importación, a regulaciones no arancelarias de etiquetado. Por otro lado, cobran especial relevancia temas tales como la clasificación arancelaria que se dé a los productos, dado que de ella deriva, directamente, el arancel que se pagará; el valor en aduana, tanto desde el punto de vista aduanero como desde el punto de vista del IVA, toda vez que este valor será la base del cálculo de los derechos arancelarios, debiendo analizar qué conceptos deben integrarse y cuáles no y, el origen que se otorgue a las mercancías, dado que este, igualmente, podrá determinar una rebaja en el arancel e, incluso, exenciones.

“Las marcas de moda, dado que, principalmente, importan producto textil, deben saber que sus productos importados estarán sujetos, además de a derechos arancelarios y del IVA a la Importación, a regulaciones no arancelarias de etiquetado”

 Dicho esto, es importante mencionar que, en el territorio aduanero de la Unión, contamos con numerosos mecanismos que, utilizados correctamente, nos pueden ayudar a ahorrar costes derivados de este movimiento de mercancías. Particularmente, nos referimos a los regímenes aduaneros en los cuales se puede introducir la mercancía importada y que nos permitirán dejar en suspenso, temporalmente, el pago de los derechos arancelarios e incluso del IVA a la Importación, permitiendo así diferir en el tiempo el pago de la deuda aduanera evitando impactos temporales en tesorería.

Con esto, nos gustaría hacer entender a estas marcas de moda que, un buen asesoramiento, y una buena planificación aduanera pueden evitar futuros quebraderos de cabeza y, lo que es más importante, pueda suponer un gran ahorro fiscal.

“Un buen asesoramiento, y una buena planificación aduanera pueden evitar futuros quebraderos de cabeza y, lo que es más importante, pueda suponer un gran ahorro fiscal”

¿Qué recomendaríais a una marca de moda que se está planteando su primera fase de internacionalización en el canal online, esto es, empezar a vender y enviar productos fuera de nuestras fronteras?

Lo primero que recomendaríamos a estas marcas de moda que están pensando en internacionalizarse sería que delimitaran su mercado. Esto es, deberían realizar un análisis de aquellos países en los que quieren vender, por ejemplo, si solo van a realizar ventas dentro de la Unión Europea o, si por el contrario las ventas van a ser worldwide.

Una vez delimitados los países, nuestra recomendación sería que pensaran en qué productos o clase de productos van a ser lo que estén disponibles a través del canal on-line. Dado que el principal producto, entendemos, va a ser textil, deben saber que este mercado está muy protegido en algunos países, llegando incluso a estar prohibida la venta de determinados productos textiles. Igualmente, una vez que hemos decidido los países en los cuales vamos a vender, resulta de especial importancia atender a las particularidades culturales de cada uno de ellos para determinar qué productos pueden o no estar disponibles en un determinado país.

Por otro lado, las marcas de moda deberían analizar quién va a ser su cliente en el país de destino. Esto es, podemos vender tanto a consumidores finales (particulares) como a empresarios o profesionales (por ejemplo, distribuidores). Determinar este paso resulta fundamental, desde un punto de vista del IVA y aduanero, dado que el tratamiento de la operación variará de un supuesto a otro.

“Las marcas de moda deberían analizar quién va a ser su cliente en el país de destino. Esto es, podemos vender tanto a consumidores finales (particulares) como a empresarios o profesionales (por ejemplo, distribuidores)”

 Por último, y no por ello lo menos importante, una vez que hemos delimitado nuestro mercado, resulta especialmente conveniente atender a los gastos que se derivan de la venta fuera de nuestras fronteras. Cuando un producto es enviado a un tercer país, nace lo que se conoce como gastos de exportación y/o importación como, por ejemplo, los gastos de transporte y los gastos aduaneros (necesidad o no de nombrar a un representante aduanero que cumplimente las formalidades aduaneras; pago de derechos arancelarios…). Es recomendable analizar todos los gastos en lo que se incurrirá dependiendo del país o territorio de destino, para determinar el precio de venta del producto exportado, si los mismos van a ir, por ejemplo, incluidos en el precio o, si, por el contrario, serán gastos que deba asumir el comprador.

“Cuando un producto es enviado a un tercer país, nace lo que se conoce como gastos de exportación y/o importación como, por ejemplo, los gastos de transporte y los gastos aduaneros (necesidad o no de nombrar a un representante aduanero que cumplimente las formalidades aduaneras; pago de derechos arancelarios…)”

En muchas ocasiones las empresas que comienzan su internacionalización lo hacen a través de tiendas multimarca ya establecidas localmente en otras ciudades. ¿Qué aspectos deberíamos tener en cuenta a la hora de negociar los contratos con estos establecimientos?

Desde un punto de vista aduanero, nuestra recomendación, en primer lugar, sería pactar de una forma clara y concisa quién será el propietario de la mercancía, el importador y el Incoterm aplicable a la compra-venta internacional, ya que de ello depende el coste de la operación y el traspaso de responsabilidades.

Cuando una empresa comienza a internacionalizarse y decide posicionarse en una tienda multimarca, con carácter general, se utiliza lo que se conoce como venta en consigna. Esta consignación de mercancías consiste en el envío al cliente de los productos que se quieran vender en un mercado determinado para que este los tenga en consigna en sus instalaciones. De este modo, el precio por la venta del producto, no se cobrará hasta que el producto no se haya vendido, efectivamente, a un cliente final (consumidor).

Para que esta operativa funcione, y se puedan aprovechar todas sus ventajas, el contrato que se firme con estos establecimientos multimarca deberá reflejar el Incoterm que regirá la transacción de compra-venta. Este punto cobra especial relevancia y nos gustaría alertar a nuestras marcas de moda sobre su importancia a la hora de determinar y fijar el Incoterms en los contratos.

Estas reglas básicas pueden suponer un gran ahorro económico y logístico para las marcas de moda, siempre y cuando el Incoterm pactado les exima, como parte vendedora, de la mayoría de implicaciones aduaneras en el país de importación, en términos formales, y que los riesgos y gastos de la transacción se trasladen en un primer momento al comprador. En términos de Incoterms 2020, de cara a los clientes de las marcas de moda, el menos atractivo sería el EXW (Ex Works), dado que los riesgos y costes se transmiten al comprador automáticamente desde la salida de fábrica del país de origen de la mercancía. En su polo opuesto y, por ende, el más beneficioso para el comprador, sería el DDP (Delivery Duty Paid), donde la marca de moda se haría responsable de todos los costes y riesgos del producto hasta su puesta a disposición en la instalación de la tienda multimarca.

“En términos de Incoterms 2020, de cara a los clientes de las marcas de moda, el menos atractivo sería el EXW (Ex Works), dado que los riesgos y costes se transmiten al comprador automáticamente desde la salida de fábrica del país de origen de la mercancía. En su polo opuesto y, por ende, el más beneficioso para el comprador, sería el DDP (Delivery Duty Paid), donde la marca de moda se haría responsable de todos los costes y riesgos del producto hasta su puesta a disposición en la instalación de la tienda multimarca”

¿Cómo afectara la entrada en vigor de la actualización de la lista de incoterms el próximo 1 de enero de 2020?

Antes de entrar en el conocido mundo de los Incoterms y en su reciente actualización, que entrará en vigor a partir del 1 de enero del próximo año, queremos recordar qué son los Incoterms.

Dado el gran avance de las prácticas comerciales internacionales, se hizo fundamentalmente necesario establecer unas reglas básicas que respondieran y marcaran determinados momentos esenciales en el transporte internacional, como es la transferencia del poder de disposición, así como los riesgos y gastos asociados a la transacción.

Por tanto, estos Incoterms, son reglas internacionales que, si bien son facultativas, son clausulas estandarizadas y reconocidas que permiten evitar litigios, distribuyendo entre el comprador y el vendedor los costes, los riesgos y la transferencia de la propiedad sobre las mercancías.

Recientemente se ha publicado el listado de los Incoterms 2020, que si bien ello no significa que la versión anterior (Incoterms 2010) deje de tener validez, dado que podrá seguir usándose, siempre y cuando, quede expresamente establecido en la documentación comercial, que ampare la transacción, con esta nueva publicación se pretende ajustar aun más la realidad práctica del comercio internacional.

De este modo, con esta nueva versión 2020, entre otros, se introduce un nuevo Incoterm, el DPU (Delivered at Place Unloaded). Si bien esta modificación no es una novedad en sí, dado que este DPU va a sustituir al conocido DAT (Delivered at Terminal) recogido en los Incoterms 2010, lo que se pretende es responder a la necesidad de matizar la diferencia que reside entre el antiguo DAT y el DAP (Delivered at Place).

Sin entrar en un análisis profundo del funcionamiento de cada uno de los Incoterms, si nos gustaría recordar que, estos términos, cuando hacen una referencia a “entregas de mercancías”, se refieren a la trasferencia de los riesgos, costes y obligaciones relacionadas con las mismas. Sin embargo, comúnmente se tiende a equiparar, erróneamente, dicha afirmación, con la transmisión jurídica de la propiedad de la mercancía. No obstante, dado que esta última no está recogida por los Incoterms, deberá estar regulada en el contrato de compraventa suscrito entre las partes.

Por último, nos gustaría igualmente recordar a estas marcas la importante necesidad de mencionar, en la documentación legal y mercantil que subyace en el intercambio comercial entre las partes que, el término pactado entre las partes y la necesidad de indicar el lugar designado para la entrega y la versión del Incoterm que se pretende utilizar (por ejemplo, FOB Barcelona, Incoterms 2020).


Si te interesa participar en algún taller específico donde se traten temas de esta sección escribe a: brands@kraftandwalkers.com

Disclaimer legal:  El contenido de la presente sección debe entenderse como una opinión del autor. Por lo tanto, no debe, bajo ningún concepto, considerarse asesoramiento legal, fiscal o de cualquier otro tipo. Las respuestas a las preguntas realizadas en las entrevistas no constituye, ni debe ser considerado, como un consejo o una recomendación, del mismo modo que nuestros expertos no han analizado las circunstancias particulares de su caso y que la normativa aplicable puede variar a lo largo del tiempo, por lo que siempre es aconsejable acudir a un experto y analizar la problemática específica; es por todo ello que no asumimos ninguna responsabilidad por el uso que se realice de esta información ni de las consecuencias que de ello se derive. Nuestros profesionales basan su opinión en la normativa española.


Sobre Pilar y Gonzalo, Salinas & Partners

Pilar es socia fundadora del despacho Salinas & Partners, acumulando más de 30 años de experiencia en el asesoramiento jurídico y tributario en materia de imposición indirecta: IVA, aduanas e impuestos especiales y medioambientales a empresas nacionales e internacionales. Licenciada en Derecho, Máster en Comunidades Europeas por la Facultad Internacional de Derecho Comparado de Estrasburgo (Francia) y Máster de Comercio Exterior por el CECO y la Cámara de Comercio de Madrid. Antes de fundar su propio despacho, formó parte de PwC España durante 28 años, liderando la práctica de aduanas e impuestos especiales. Es coautora de diversas publicaciones en materia de comercio exterior, impuestos especiales e IVA en transacciones internacionales, así como ponente en diferentes foros sobre temas de fiscalidad indirecta.

Gonzalo es socio del despacho Salinas & Partners, acumulando más de 15 años de experiencia en el asesoramiento jurídico y tributario en materia de imposición indirecta: IVA, aduanas e impuestos especiales y medioambientales a empresas nacionales e internacionales. Licenciado en Comercio Internacional por ITESM, Máster MBA por ESADE y, especialidad de Negocios Internacionales por ICADE.  Antes de incorporarse a Salinas & Partners, estuvo 13 años en PwC en las oficinas de Ciudad de México y Madrid, desempeñándose en el Departamento de Aduanas y Comercio Exterior. 

MARCAS Y DISEÑADORES!

Damos a conocer vuestras nuevas creaciones, vuestros valores , la historia que hay detrás de vuestras colecciones, la expansión de vuestra marca y vuestros planes de futuro, así como cualquier otra noticia relevante

 

AGENTES DEL MUNDO DE LA MODA EMERGENTE

También nos hacemos eco de las iniciativas del sector y de noticias relacionadas con todos los agentes del mundo de la moda emergente (profesionales del sector, directores creativos, fotógrafos, estilistas, agencias de comunicación, maquilladores, , etc.)